Un enfoque humanista.


La psicoterapia humanista es a-histórica, en el sentido de que no tiene en cuenta las nociones preconcebidas del individuo y su pasado. Además, los diferentes tipos de psicoterapia de esta corriente consideran que la persona está creando, cada minuto que vive, su propio futuro. En consecuencia estas psicoterapias humanistas centran toda su atención y energía en el momento inmediato de la existencia.

El principio básico de la psicología humanista es que los cambios que se facilitan con la acción terapéutica ocurren como resultado de un proceso vivencial, en el que los significados implícitos se sitúan en el darse cuenta, en estar alerta, en la toma de conciencia (awareness).

Dentro de la psicoterapia humanista aparece en un lugar destacado la Terapia Gestalt. La Terapia Gestalt es un método de psicoterapia y de desarrollo personal elaborado por Fritz y Laura Perls. Los principios básicos de esta Terapia son:

  1. El centramiento en el presente: en la situación de terapia se hace hincapié en la actualidad del tiempo (aquí) y el espacio (ahora).
  2. La atención y aceptación de la experiencia: el “darse cuenta” a nivel corporal, emocional y mental.
  3. La responsabilidad personal: reconocer como propio ese “darse cuenta”.

El proceso terapéutico se centra en tres aspectos: la conciencia, la experiencia y la relación. Ayudamos a las personas a ser más conscientes, es decir, a conocerse mejor a sí mismos para que identifiquen claramente sus necesidades y puedan vivir nuevas y sanadoras experiencias de contacto en terapia y fuera de ella.